CHARLES FREDERICK WORTH

Información general

Título

CHARLES FREDERICK WORTH

Código

MOD0035

Descripción

CHARLES FREDERICK WORTH fue un diseñador de modas nacido en el Reino Unido. Es considerado el padre de la alta costura. Esta afirmación se debe a que fue pionero a la hora de firmar sus diseños, al igual que hacían artistas de otros campos como la pintura o la literatura. Por otro lado, año tras año creaba una nueva colección, lo cual no se había hecho hasta el momento. Esta es una práctica habitual entre los diseñadores de la actualidad.

Contexto cultural / Estilo / Época

Información Biográfica

Nacimiento

13 de octubre de 1825, Bourne, Lincolnshire, Reino Unido.

Fallecimiento

10 de marzo de 1895, París, Francia.

Nacionalidad

Inglesa

Residencia

París, Francia

Familia

Conyuge: Marie Augustine Vernet de 1851 a 1895.
Hijos: Jean-Philippe y Gaston-Lucien

Biografía

CHARLES FREDERICK WORTH nació en Bourne, Lincolnshire, Inglaterra, el 13 de Octubre del año 1825 y es considerado hoy en día como el ‘father of haute couture’ o el ‘the first couturier’ aunque hay gente que prefiere darle este último título a Rose Bertin, que fue una modista de la Reina María Antonieta, y vivió en Paris entre el final del siglo XVIII y el principio del XIX.

Charles Frederick Worth

Cuando era pequeño, su padre acabó sumido en la bancarrota y abandonó la familia, dejando a su madre trabajando como ama de llaves en una casa de unos parientes suyos. Worth tuvo que ponerse a trabajar pronto, en Londres, donde encontró trabajo como aprendiz y dependiente para dos grandes compañías textiles de Inglaterra. Primero simplemente como vendedor en la casa SWAN AND EDGAR y luego en LEWIS AND ALLENBY, casa especializada en la comercialización de la Seda, donde ganó un gran conocimiento en tejidos y sus composiciones, que luego serían una de sus grandes marcas personales en sus colecciones. No solo interesado en la temática de los textiles, Worth visitaba asiduamente la National Gallery y otros museos y exposiciones de Arte, donde se interesaba mayormente en el estudio de retratos históricos, y donde el estudio de los trajes y vestimentas antiguos se convirtió también en una de las grandes inspiraciones de sus colecciones y trabajos, tanto para los trajes más sencillos cómo aquellos destinados para las fiestas o grandes celebraciones.

A la edad de 20 años, en el año 19845, Worth dejó su Inglaterra natal para irse a Paris, que por aquel entonces era capital indiscutible de la Moda. Aunque no fue “llegar y besar el Santo” pronto el diseñador Inglés encontró un trabajo como vendedor en GAGELIN, que era una casa de textiles, donde aparte se vendían chales y otros productos ya confeccionados. Debido a su previa experiencia en Londres, no tardó en subir su categoría y llegar a ser el vendedor principal de la casa en la cual llegó incluso a empezar a diseñar y confeccionar sus primeros vestidos allí.

Fue allí donde conoció a su mujer, Marie, con la cual se casó y tuvo dos hijos y que fue la primera en llevar los vestidos diseñados por este diseñador Inglés.

Si hay algo que hay que destacar de Worth es que, desde el principio, tenía muy claro lo que quería hacer y sobretodo, como quería hacerlo. Abandonó la casa Gagelin para abrir su primera casa de costura con su socio de aquel entonces Otto Bobergh, llamada WORTH ET BOBERGH, que abrió sus puertas en el año 1858 en la Rue de la Paix, de la que toma en 1871 la dirección en solitario.

Worth tenía muy claro que la clave de su éxito dependía casi por completo de su entrada en los círculos de la corte francesa, y su principal mirada y meta, era sin duda, la elegante esposa de Napoleón III, la emperatriz Eugenia.

Worth fue pionero en atribuirse la categoría de celebridad al firmar sus creaciones como si de piezas de arte se trataran. Este hecho, que a muchos les puede parecer un acto pequeño, supuso un gran cambio en la época: Worth decidía cómo serían los vestidos que usarían sus clientas, dejando de ser solo un costurero.

Como una manera de vender más, decidió que empezaría a mostrar sus creaciones, haciendo una colección al año. Así es como empezó la práctica de hacer colecciones de temporada: una idea que revolucionó la época y que los actuales diseñadores siguen hasta hoy.

Imperial Russian court dress by Charles Frederick Worth, Paris, about 1888 02 Imperial Russian court dress by Charles Frederick Worth, Paris, about 1888 01 Imperial Russian court dress by Charles Frederick Worth, Paris, about 1888 04

Las líneas de Worth eran sencillas, redujo la crinolina, de modo que la falda caía plana por la parte delantera y recogió el exceso de tela por detrás. La palabra modisto se creó especialmente para calificar a Worth, que consiguió unir la técnica inglesa del corte con el derroche de elegancia propio de los franceses.

Además, hay que mencionar que el modisto inglés debió gran parte de su fama a dos emperatrices de la época: Isabel de Austria y Eugenia, la esposa de Napoleón III. Ambas se hicieron retratar para la posteridad luciendo diseños en seda y tul bordados en oro de Worth.

Antes de Charles Frederick Worth todo era muy distinto en el mundo de la moda. Quienes tenían el poder adquisitivo para hacerlo, acudían a costureros para que les confeccionaran los voluptuosos vestidos usados en la época, pero estos vestidos no tenían el sello personal del costurero.

No pudiendo acceder a la emperatriz Eugenia de inmediato, se dedicó primero a vestir a la princesa PAULINE VON METTERMICH, que era la mujer del embajador austriaco en Francia. Aunque no tuviera una belleza exterior destacable, lo que si tenía Pauline era mucha clase y mucho sentido del estilo, lo que la convirtió en una clienta perfecta para Worth. Pauline era una de las mejores amigas de la emperatriz Eugenia y en una de las recepciones imperiales llevó un vestido de Worth en tul y satén blanco, con adornos de flores y con bordados en plata. La emperatriz se interesó inmediatamente por el autor del diseño del vestido.

A partir de ese momento Worth se convirtió en el diseñador favorito de la emperatriz Eugenia, enamorada de la manera de trabajar y de los impecables trajes que siempre le mostraba.

Padre de la Alta Costura o no, de Worth tenemos que decir que era un auténtico visionario y fue el primero en introducir la utilización de modelos de carne y hueso para mostrar sus colecciones, y también desarrolló un sistema de patronaje sencillo, que hacía que las transformaciones y la forma de cortar los tejidos fuese de una manera mucho más sencilla y fluida.

El estilo de Worth se basaba principalmente en un corte y una adaptación del vestido impecable, obviamente derivado de su pasado inglés. Sus colecciones y vestidos tenían un gran aire e influencia de vestimenta histórica, que unida a su gran maestría en el corte y la confección así como su gran conocimiento y capacidad de elección de tejidos y pasamanerías, hacían de sus vestidos piezas magnificas e increíblemente trabajadas, merecidas de la clientela de aristocracia que poblaba su casa y pasaba por sus manos.

Worth falleció en París el 10 de marzo de 1895 a la edad de 69 años. Tras su fallecimiento, el relevo pasó a sus hijos, Gastón y Jean-Philippe.