JEAN PAUL GAULTIER

Información general

Título

JEAN PAUL GAULTIER

Código

MOD0013

Descripción

Jean Paul Gaultier, es un diseñador francés, nacido en Arcuil, Francia. Posee su propia marca de ropa, Jean Paul Gaultier, cuyo accionista mayoritario es la compañía española de moda y perfumes Puig. También fue director creativo de Hermes. En 1987 Francia reconoció su talento entregándole el Óscar de la Moda, un hecho que inició una escalada de premios que pasa por la Aguja de Oro, concedida en España.

Información Biográfica

Nacimiento

26 de Abril de 1952 en Arcuil, Francia.

Nacionalidad

Francesa

Maestro

Pierre Cardin

Trabajos

Paul Gaultier desde 1976.

Jean Paul Gaultier Menswear desde 1984.

Biografía

Jean Paul Gaultier nació el 24 de abril de 1952 en Arcuil, Francia, y fue su abuela materna, una estilista dueña de un salón de peluquería y belleza, la persona que más le influyó siendo un niño. Y es que Jean Paul se quedaba fascinado al comprobar los cambios que experimentaban las clientas de su abuela, tras su paso por sus manos. Esta transformación embellecedora sirvió de pauta creativa para Jean Paul, un autodidacta que tomaba buena nota de lo que ocurría en este espacio familiar.

Pronto empezó a diseñar bocetos para otros. Nunca recibió educación formal como diseñador. Aprendió su oficio en la casa Cardin, donde entró a trabajar en 1970, y Patou, y se ha declarado gran admirador de Ives Saint Laurent. Poco después, Jean Paul Gautier, añadiría la “L” intercalada en su apellido para darle un toque más fresco y moderno.

La primera colección individual fue lanzada en 1976, que mereció una nota de «suspenso», por parte de la crítica más conservadora, pero también el calificativo de «enfant terrible», que ha mantenido hasta ahora. Muchas de las siguientes colecciones de Gaultier estarían basadas en ropa callejera, inspirándose en la cultura popular, mientras otras, particularmente sus colecciones de alta costura, son muy formales y, al mismo tiempo, inusuales.

Gaultier, que apoya tanto la causa feminista como la de la homosexualidad ha suprimido la separación entre la moda femenina y masculina. En 1984 presenta su primera colección para hombres, a la que puso los títulos de «el hombre objeto» y «Et Dieu créa L`homme», parodiando a la famosa película de Roger Vadin. Con mucha ironía exponía allí las faldas para hombres. Posteriormente, presenta las dos colecciones para hombre y mujer, juntas, e intercambia allí los papeles. Nunca se sabe quién va a llevar los pantalones y quién las faldas. Sus modelos masculinos van con sombreritos con velos y tules, mientras que las mujeres fuman habanos. Esta ambigüedad sexual es un tema recurrente en su trabajo.

En la pasarela, Gaultier no utiliza generalmente modelos profesionales, sino gente autentica «real people», que es guapa o fea, gorda o delgada, joven o vieja. También demuestra lo atractiva que puede ser la moda autentica, incorporando elementos de prendas étnicas, como en sus desfiles, «los mongoles», o «los rabinos», «el gran viaje»,… Y también elementos callejeros tomados incluso de los punks, como tatuajes y otros. Por ello el modista ha hecho más por la ampliación del concepto de belleza que muchos artistas. Pero si se despoja a sus atuendos de los complementos para el desfile, resultan prendas llevables, inteligentes e incluso elegantes y divertidas.

A través de todos sus desfiles, Gaultier trata de transmitir la idea de espectáculo total: en ellos, los músicos, el ambiente y la decoración han de formar un todo que deje claro que su mensaje siempre se halla ligado a una cierta actitud punk, con el lema “haz lo que quieras” por bandera.

No sólo ha vestido el cine, sino también la música: uno de sus grandes clientes, la cantante Madonna, le pidió el diseño del vestuario para el tour mundial de “The blade ambition” (1990), en la que el corsé que vestía la cantante, llamó toda la atención. También diseñó el vestuario de muchos Hims.

En 1997 la elitista Cámara Sindical de la Costura de París confirmó que sus prendas estaban trabajadas metódicamente según las reglas de la Alta Costura, invitando al modisto a presentar colecciones reconocidas como de Alta Costura. Por todo ello, Gaultier, está considerado hoy como la mayor esperanza francesa para mantener su primacía en la moda.

En mayo de 2010 renunció a su puesto en Hermes por problemas personales con quienes heredaron la firma tras la muerte de Louis Dumas.