MARY QUANT

Información general

Título

MARY QUANT

Código

MOD0004

Descripción

Mary Quant es una diseñadora de moda británica. Su nombre adquirió fama internacional en la década de 1960 con la creación de la minifalda. Representó una moda informal para jóvenes, y sus modelos se difundieron a gran escala. Su estilo, sencillo y colorista, identificado por el símbolo de la margarita, contrasta con la seriedad de la moda imperante.

Contexto cultural / Estilo / Época

Información Biográfica

Nacimiento

11 de febrero de 1934 en Blackhea, London, Reino Unido.

Nacionalidad

Británica

Residencia

Londres, Reino Unido

Educación

Goldsmiths. University of London (1955).

Familia

Conyuge: Alexander Plunket Greene (m:1990).

Biografía

Fue hija de un maestro de escuela de Gales. Estudió y ganó su diploma en la Escuela de Bellas Artes GOLDSMITH de Londres. Estudió Artes Plásticas en la escuela de jóvenes diseñadores entre los que se encuentran Terence Conran y Vidal Sassoon, y donde conoció a Alexander Plunket Greene, que más tarde se convirtió en el socio de su negocio y su marido. Aprendiz en una sombrerería, Quant comenzó a hacer sus propios vestidos que estuvieron influenciados por el ambiente de Chelsea.

Se casaron en 1957, dos años después de que ambos abrieran una boutique en Chelsea, llamada Bazaar, en Kings Road, en el barrio londinense de Chelsea, donde vendían ropa anticonformista, introduciendo la era “mod” y el “Chelsea Look”. Al principio revendían ropa de otros diseñadores. Como no encontraban la ropa que querían vender, y como creía que la moda de los cincuenta era aburrida y anticuada, empezó a crear sus propios diseños. Se inspiró tanto en la tradicional sastrería inglesa como en la cultura popular para crear una moda acorde con el estilo de vida juvenil. Esta doble inspiración sigue siendo una constante en muchos diseñadores británicos actuales como JOHN GALIANO ó VIVIENTE WESTWOOD.

Su boutique se convirtió en un éxito. Mary Quant promovió un nuevo arquetipo de mujer muy fina y delgada, encarnado a la perfección por la modelo Twiggy.

Mary Quant conmocionó al presentar en la revista VOGUE algunos de sus vestidos amplios y cortos, por encima de la rodilla, a una altura que entonces resultaba chocante. Había nacido la minifalda, que se consideraba creación suya, junto con el modisto francés ANDRE COURRÈGES, que alcanzó los escandalosos 34 cms. en 1965. Pero ella declara que lo habían creado no los modistos, sino las chicas de la calle. Al principio llovieron las críticas alegando que la minifalda era inmoral, o como Chanel que decía que mostraba lo más feo de la mujer, la rodilla.

En 1961 los vestidos tuvieron un éxito tal que Quant abrió un segundo establecimiento de tienda, en Knightsbridge. Ella lanzó el Ginder Group, una línea con un precio más bajo dirigido a una clientela incluso más exigente. A principio de los años sesenta, sus diseños fueron comprados por la cadena de almacenes J.C. Penney para ser producidos en masa en el mercado americano.

Cuando en 1966 le fue concedida la Orden del Imperio Británico, acudió a Buckingham Palace con una cortísima minifalda, rompiendo totalmente el protocolo.

Su ropa simple, luminosa y atrevida reflejaba toda una época, con sus estrechos jerseys de punto, pantalones campana, guantes de malla y sombreros de piel, las medias estampadas, las botas altas por encima de la rodilla, los tops calados y los impermeables de colores chillones.

Inspirándose en la juventud, sus modelos más famosos se basan en el atuendo de las colegiales: Faldas cortas con tablas, calcetines blancos, y zapatos con tiras en los tobillos. El modelo del nuevo ideal de belleza de la mujer-niña es la nueva reina de Inglaterra.

Su empresa Mary Quant se convirtió en una imperio internacional que diseñaba moda, complementos y maquillaje, todo juvenil y poco complicado. Fue la primera en utilizar PVC para abrigos y botas y también en diseñar bolsos en bandolera. Durante 10 años vendió trajes pantalón, minishorts, leotardos de colores y cinturones bajos. Todo lo que lanzaba sintonizaba con el espíritu de la década. Pero en los setenta empezó la caída de su popularidad y unos pocos años después casi todo el mundo la había olvidado. Vendió su negocio y sólo se dedica ahora a la cosmética y a diseñar para otras firmas. No obstante su nombre de marca sigue registrando un gran volumen de ventas, sobre todo en Japón.

Elementos de este modisto

Vestido Minifalda